Qué hacer cuando sus expectativas laborales no coinciden con la realidad

Cuando sus expectativas laborales no coinciden con la realidad, ¿qué hace?

Al final, conseguir el trabajo hace que el estrés de la búsqueda valga la pena. Pero, ¿qué sucede después de saltar por todos los círculos para conseguir ese trabajo soñado y descubrir que es una pesadilla?

Según una encuesta de Glassdoor, El 61% de los empleados considera que algunos aspectos de sus nuevos puestos de trabajo son diferentes de lo que esperaban. Entonces, si está decepcionado con las realidades del día a día de su nuevo trabajo, no se preocupe. ¡Usted no está solo!

Dicho esto, el sentimiento de insatisfacción es muy real y es aconsejable prestarle atención. Por supuesto, es fácil descartar su malestar o incluso racionalizarlo. Existe la curva de aprendizaje del período de ajuste inicial o la falta de cosas buenas de su antiguo trabajo. Incluso puede tener dificultades para descubrir la nueva estructura de poder, convertirse en un colaborador valioso o simplemente hacer que la máquina de café funcione. ¿Pero hay algo más?

Si se siente frustrado e insatisfecho con su nuevo puesto, ¿debería alimentarse o darse por vencido ahora mismo?

Comprobando la realidad de los nuevos puestos de trabajo

«Es raro que un puesto esté a la altura de las expectativas iniciales», dijo Amanda Augustine, experta en asesoramiento profesional de TopResume.

Augustine explica que el proceso de entrevistas se trata de venta mutua. Como candidato, desea posicionarse de la mejor manera para obtener tantas ofertas como desee. Al mismo tiempo, los empleadores presentan sus oportunidades para limpiar usted.

Por supuesto, una vez que esté empleado, ambos lados pueden ver lo que hay detrás de la cortina. Y la mayoría de las veces, la realidad no coincide exactamente con lo que se discutió durante las entrevistas. Aunque no puede hacer nada para evitar esto por completo, la solución sólida de diligencia debida en el proceso de entrevista puede ayudar.

«Haga preguntas específicas durante el proceso de la entrevista para tener una buena idea de la cultura de la empresa y las expectativas del puesto», recomienda Augustine.

Pon a prueba tu aptitud cultural durante la entrevista

Muchos candidatos recuerdan preguntar sobre el título, las responsabilidades laborales, el salario, los beneficios y el tiempo de vacaciones. Pero los aspectos culturales de un empleador potencial son un poco más difíciles de resolver.

Primero, una pregunta directa en la línea «¿Cómo describiría la cultura de su empresa?» es poco probable que dé una respuesta completa. La cultura es difícil de verbalizar en una oración corta. El lema de una empresa a menudo presenta una imagen pública cuidadosamente limpia (que puede o no coincidir con la realidad). Además, el gerente de contratación intenta impresionarlo, lo que puede afectar su capacidad para ser franco.

En su lugar, podría hacer otras preguntas que indiquen la cultura indirectamente:

● ¿A qué hora suelen llegar las personas de su grupo al trabajo y se van?

● ¿Qué tipo de eventos corporativos tiene la empresa?

● ¿Con qué frecuencia se reúne el equipo para las reuniones?

Mientras hace preguntas y toma las respuestas, no se olvide de mirar a su alrededor y ver cuánto puede. ¿Cómo se viste la gente? ¿Cuál es el sentimiento general de la oficina: ocupado, estresado, feliz, deprimido, desesperado? ¿Qué palabras usa la gente para describir eventos y lugares? Por ejemplo, si alguien se refiere a una sala de conferencias como una «sala de guerra», obtendrá una visión rápida del espíritu y la cultura de la empresa.

Una de las mejores oportunidades para observar la vida de la empresa sin filtros es durante un recorrido. Muchos empleadores incluyen un recorrido como parte del proceso de entrevista. Sin embargo, no dude en solicitar uno si no se ofrece de forma predeterminada. Esas pequeñas interacciones en el pasillo pueden revelar mucho. ¡Y no olvides ir al baño! Un baño desordenado y desordenado al que le falta papel higiénico puede ser una señal de alerta.

Gestión de decepciones en los primeros 30-90 días laborables

Desafortunadamente, incluso aquellos que han realizado una diligencia debida exhaustiva pueden encontrarse en la incómoda brecha entre la realidad y las expectativas. Si se encuentra allí ahora mismo, siga leyendo para conocer algunas ideas y consejos sobre qué hacer a continuación.

En primer lugar, recuerde que los primeros uno a tres meses en un nuevo trabajo son esencialmente un período prolongado de hospitalización. «Es posible que su experiencia no sea una representación precisa de cómo será un empleo a largo plazo», dice Augustine. Por ejemplo, puede sentirse aburrido mientras la empresa tiene prisa por encontrar algo que hacer. O tal vez el equipo está luchando por reorganizar el organigrama mientras usted se siente inaceptable. O tal vez se sienta abrumado por demasiados proyectos nuevos y demasiadas horas de trabajo. Los tres de estos escenarios podrían ser temporales.

Si tiene un desajuste específico entre la realidad y las expectativas que le molesta, es una buena idea hablar con su gerente, después de todo, la empresa ha invertido mucho tiempo y dinero en elegirlo y mantenerlo informado. Es de interés de todos encontrar una solución mutuamente satisfactoria.

Sin embargo, el éxito de esa conversación depende en gran medida de su capacidad para verbalizar exactamente lo que no funciona. Cuanto más específico sea, mejor. Aquí hay algunas preguntas iniciales para ayudarlo a prepararse:

● ¿Sus responsabilidades laborales reales no coinciden con las discutidas durante la entrevista?

● ¿Su horario de trabajo es diferente al esperado?

● ¿Obtiene acceso a capacitación y recursos como se discutió durante la entrevista?

● ¿Su horario de trabajo es más extenso que la descripción del trabajo mencionada?

Antes de decir lo que piensa, piense en cómo formulará su pregunta o solicitud. Quieres ser profesional, no acusador y neutral. Haga hincapié en su deseo de aclarar las expectativas y obtener las herramientas que necesita para hacer el mejor trabajo. Aunque estas conversaciones pueden ser estresantes, son un ingrediente importante para generar confianza mutua entre usted y su nuevo empleador. Si las discusiones críticas van bien, cada lado se acerca con un paso hacia una relación de trabajo sólida.

Tenga en cuenta que no todas las quejas se resolverán de inmediato (o como imaginó). A veces, los gerentes influyen en darle ciertas tareas o recursos. En otras ocasiones, es posible que se quede atascado con lo que tiene. Y si descubre un profundo desajuste cultural con la empresa o tiene un conflicto con un empleado a largo plazo, es posible que su gerente no haga nada.

Expectativas laborales para la realidad: ¿debes quedarte o debes irte?

A medida que experimente la frustración de esos primeros días en su nuevo trabajo, piense en las cosas que puede controlar. Es importante hablar con su gerente y solicitar cambios específicos (como su horario de trabajo o combinación de tareas), pero es solo una cosa. Busque otras oportunidades para mejorar su día. Aquí hay algunas ideas para probar:

  • Participe en dos semanas de práctica diaria de gratitud, donde comience cada día enumerando de tres a cinco cosas por las que está agradecido. Aunque suene simple, La investigación ha demostrado que es sorprendentemente fuerte.

  • Busque formas de entablar una relación con su gerente. Solicite reuniones periódicas en las que pueda compartir su progreso y solicitar comentarios.

  • Sea proactivo a la hora de conocer a otras personas en su nueva empresa. Considere la posibilidad de almorzar con alguien nuevo todos los días y utilice esos momentos como una extensión de la entrevista.

  • Solicite capacitación, especialmente si está ingresando a una nueva industria o función. Muchas empresas cuentan con recursos internos, como cursos de formación o programas informales de tutoría. Asistir a conferencias o unirse a grupos de trabajo puede ayudarlo a escalar más rápido.

Sobre todo, tenga paciencia. Recuerde que, por lo general, un mes no es suficiente para saber cómo será el trabajo una vez que lo haya completado. acelerado.

Por otro lado, también es importante reconocer los signos de un entorno laboral potencialmente tóxico. Si la gente es grosera y despectiva, si sigues haciendo preguntas, pero nunca obtienes respuestas claras, y si estás rodeado de dramas en la oficina y malas actitudes, debes huir. Las cosas pueden mejorar, pero puede ser mejor comenzar a explorar otras opciones. «Si decide saltar del barco, primero asegure una nueva posición», advierte Agustín. Siempre es más fácil conseguir un trabajo cuando ya está empleado.

Y cuando regrese para las entrevistas, asegúrese de tomarse el tiempo y la energía para encontrar el puesto adecuado para usted. Con demasiada frecuencia, los profesionales se concentran en salir de su situación actual, solo para terminar en circunstancias similares unos meses después. . Reflexione sobre lo que no funcionó en su proceso de diligencia debida y anote sus valores y los aspectos específicos del trabajo que no está dispuesto a comprometer. ¡De esta manera, se preparará para un trabajo más adecuado la próxima vez!

¿Siente el nuevo trabajo de blues y se pregunta si su currículum necesita una actualización? ¡TopResume tiene la espalda!

Lectura recomendada:

● Señales de que se encuentra en un entorno laboral tóxico y cómo tratarlo.

● Pregúntele a Amanda: ¿Cuánto tiempo debo quedarme en el trabajo antes de dejar de fumar?

● 10 consejos para una búsqueda de empleo eficiente durante el empleo

Artículos similares:

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba