Política en el lugar de trabajo: ¿Se mezclan la política y el trabajo?

Esta elección tan publicitada nos hace preguntarnos… ¿se mezclan la política y el trabajo?

A menos que esté trabajando en la oficina de campaña de uno de los candidatos o sea un periodista político, centrarse en las elecciones probablemente no sea su trabajo principal. Sin embargo, mantener la política completamente fuera de la conversación de la oficina puede ser complicado; incluso puede encontrar que algunos gerentes de contratación pueden preguntar el temido «¿Por quién está votando?» pregunta en una entrevista! Después de todo, el ciclo electoral plantea temas controvertidos e interesantes, y dado que pasamos tanto tiempo en el trabajo, puede ser difícil evitar hablar de política en el lugar de trabajo.

Hablar de política en el lugar de trabajo (de manera adecuada) requiere que esté informado. Entonces, con el interés de brindarle una hoja de ruta completa para tomar una decisión que no descarrile su carrera, comencemos con una revisión de la realidad.

¿Qué está legalmente permitido?

La libertad de expresión es un valor estadounidense importante. Sin embargo, parafraseando a La princesa prometida, esas palabras pueden no significar lo que crees que significan. De hecho, puede decir lo que quiera, pero no está necesariamente aislado de lidiar con las consecuencias de sus palabras.

Para volver a los hechos, la Primera Enmienda se aplica a situaciones en las que el gobierno puede estar tratando de restringir su libertad de expresión. Sin embargo, su derecho a la libertad de expresión según la Primera Enmienda no protege su expresión de opiniones políticas en el cargo. En otras palabras, los empleadores del sector privado tienen la capacidad de restringir su expresión mientras está en el trabajo. Y, si su discurso político se desvía hacia un territorio que podría verse como sexista o racista, podría llevarlo a problemas con el departamento legal.

Una de las excepciones notables a la capacidad del empleador de restringir el habla y la expresión en el trabajo está cubierta por la Ley Nacional de Relaciones Laborales (NLRA). La NLRA protege la capacidad del empleado para discutir salarios, horas y condiciones de trabajo. En ese contexto, usted está protegido cuando insta a sus compañeros de trabajo a votar por el Candidato A porque apoya salarios más altos, pero no cuando cita su fuerte política exterior. ¿Ya es lo suficientemente complicado para ti?

Entiende tu lugar de trabajo

Si el panorama legal suena difícil de navegar, las cosas están a punto de complicarse aún más si consideramos su entorno de trabajo. Es una buena idea echar un vistazo claro a las reglas escritas (y tácitas) que se aplican a su oficina. Son posibles varios escenarios, con muchos grados y matices entre ellos.

Algunos empleadores desalientan activamente todas las conversaciones políticas. Si bien eso puede parecer una política altamente restrictiva, considere la situación desde el punto de vista del empleador. Hablar de política en el lugar de trabajo puede ser extremadamente polarizante y, como tal, puede tener un efecto negativo en el entorno laboral. Eso puede conducir a una larga lista de consecuencias indeseables, desde el riesgo de demandas por acoso o discriminación hasta una menor productividad y una mayor rotación de empleados.

Otros empleadores optan por permitir el discurso político informal, siempre que sea respetuoso y no interfiera con la productividad. Y muchos otros están en algún lugar entre los dos, lo que hace que este sea un rompecabezas difícil de resolver.

Mi consejo es tomar el pulso a las prácticas aceptables en su oficina y estar presente en las circunstancias en las que un empleador tiene mucho que perder o ganar con el resultado de la elección. Por ejemplo, si trabaja para un contratista de defensa, puede optar por ser cauteloso en su apoyo abierto a un candidato que se opone al gasto militar.

¿Ahora que? Plan para tomar la decisión

Ahora que comprende los aspectos legales y situacionales de la decisión de hablar de política en el lugar de trabajo, es hora de armar el rompecabezas. Aquí hay una serie de preguntas que recomiendo considerar antes de plantear un tema político potencialmente cargado en el trabajo, o permitir que el dispensador de agua lo lleve a un acalorado debate.

¿Entiendo las reglas?

Comprender las reglas formales e informales de lo que constituye conversaciones inaceptables en el trabajo es fundamental. Recuerde que sus intenciones detrás de la conversación importarán poco si alguien más se ofende por sus palabras y elige elevar el tema.

¿Qué estoy tratando de lograr?

Mientras habla de política en el lugar de trabajo, es posible que esté realmente interesado en tener un debate amistoso para explorar posiciones políticas complejas y poner a prueba sus opiniones. Tal vez usted está indeciso sobre un tema y le gustaría recibir más educación al respecto. Alternativamente, es posible que desee vincularse con otras personas que comparten sus puntos de vista. Todos esos deseos son válidos.

Si su principal motivación al hablar de política en el lugar de trabajo es hacer que los demás cambien de opinión, eso también es válido. Comprenda, sin embargo, que una posición arraigada es extremadamente difícil de cambiar, y que una conversación entre dos partes que no se escuchan puede volverse improductiva e incivilizada rápidamente.

¿Qué me puede costar esto?

Claro, es posible que no lo despidan por apoyar abiertamente a un candidato sobre el otro, pero el desacuerdo político tiene una forma de alienar a las personas. Considere su capital social en el trabajo y sea sabio en cómo lo gasta. Hablar de política en el lugar de trabajo también puede costarle productividad y crear estrés adicional; después de todo, discutir temas delicados con compañeros de trabajo puede ser agotador y llevar mucho tiempo.

¿Cuáles son mis opciones?

Enumere todos los cursos de acción posibles, sin importar cuán ridículos sean: desde tener debates políticos prolongados todos los días con el gerente de la oficina que está del lado de la otra parte, hasta abandonar la sala cada vez que se menciona un tema político. También puede incluir nunca más hablar con Sam, cuyas opiniones son completamente opuestas a las suyas, o llamar idiota a Sally por ver los problemas de la manera en que los ve. Esta es su lista privada y, a veces, solo poner una opción lo ayuda a liberar el vapor.

¿Qué opciones elegiré?

Habiendo enumerado todas las acciones posibles y considerado los costos, ¿qué elegirá? Asegúrese de que su decisión sea estratégica y se base en una evaluación honesta de su entorno de trabajo. La claridad sobre lo que espera lograr también es fundamental.

Como puede ver, hablar de política en el trabajo crea un terreno difícil de navegar. Uno podría lamentar nuestra aparente incapacidad para simplemente decir lo que pensamos en el entorno laboral, pero la realidad de la situación es que las consecuencias pueden o no valer la pena. Considere cuán importante es para usted poder expresar su postura política y qué vías fuera de la oficina pueden ofrecer formas constructivas de hacerlo.

Si elige comenzar a hablar de política en el lugar de trabajo, hágalo sin juzgar y controle su estado mental para mantener la conversación civilizada y respetuosa. Recuerde que otros formarán y revisarán sus opiniones sobre usted en función de la posición política que elija expresar, lo que lo hace vulnerable a su juicio. Al final del día, nunca puede dañar su carrera si mantiene la vista en la pelota y se asegura de que su contribución al entorno laboral sea constructiva y productiva.

¿Quieres ver cómo se acumula tu currículum? ¡Prueba nuestra revisión gratuita hoy!

Imagen cortesía de John Haslam en Flickr

Artículos relacionados:

Rate this post
Salir de la versión móvil