Convierta la ansiedad de la entrevista en emoción con esta sencilla técnica

Con un poco de preparación, puede convertir la ansiedad de su entrevista en emoción. [TWEET]

Palmas sudorosas. Corazón de carrera. La visión del túnel. Respiración dificultosa.

Si este es usted, esperando una entrevista, tengo buenas noticias. Estás a un paso de convertir tus nervios en un fuerte aliado.

El término técnico para lo que estoy a punto de enseñarle es reevaluación cognitiva, que significa cambiar intencionalmente la forma en que piensa y siente acerca de una situación estresante en su vida. Puede parecer imposible ahora, pero en realidad hay un truco simple (aunque científicamente validado) que puede ayudarte a convertir la ansiedad en emoción.

¿Sabías que la ansiedad y el entusiasmo son fisiológicamente la misma emoción?

Ya sea que se sienta ansioso o emocionado por algo, su cuerpo responde de la misma manera: «mariposas» en el estómago, frecuencia cardíaca acelerada, inquietud, fiebre, adrenalina alta. Depende de su mente interpretar esas señales corporales con un giro positivo (emoción) o un giro negativo (ansiedad).

Piense en la última vez que tuvo esa sensación de nerviosismo en la garganta. ¿Fue ineficaz el consejo habitual de «respirar hondo» y «calmarse»? Este consejo bien intencionado requiere que luches para reducir tu frecuencia cardíaca y tus niveles de adrenalina, mientras una situación potencialmente estresante se avecina en el horizonte. Sin embargo, para emocionarse, no tiene que trabajar contra su cuerpo. Todo lo que tiene que hacer es cambiar la forma en que su mente interpreta los síntomas físicos.

¿Estás listo para practicar? Eso es genial. Aquí hay un ejercicio que se basa en el trabajo de un investigador y psicólogo. Alison Wood Brooks de Harvard Business School, y más Super mejor por Jane McGonigal, investigadora principal del Institute for the Future.

Piense en una situación que normalmente le pone nervioso.

La próxima entrevista de trabajo probablemente sea excelente para empezar, pero puede elegir cualquier otra situación en la que le gustaría experimentar menos estrés y más confianza. Hablar en público, asistir a una reunión de clase o hablar con su jefe pueden ser buenos candidatos para esta práctica. Concéntrese en esa experiencia futura en su mente, hasta que pueda sentir físicamente las mariposas en su estómago.

Tan pronto como empiece a sentir que le golpean los nervios, diga que está emocionado o emocionado consigo mismo. Puede intentar decirlo en voz alta unas cuantas veces.

Eso es, nada más. Y, sin embargo, según la investigación del Dr. Brooks, se ha demostrado que el simple ejercicio hace que las personas estén menos ansiosas, sean más optimistas y más resistentes a situaciones estresantes. En palabras de Oscar Wilde, «La preocupación es una imaginación fuera de lugar». Cuando no estás dando vueltas en un torbellino de pensamientos ansiosos, la capacidad de tu cerebro se libera para la resolución creativa de problemas. Esto explica por qué los participantes del estudio del Dr. Brooks no solo se sintieron mejor, sino que en realidad tuvieron un mejor desempeño.

Para aquellos de ustedes que niegan con la cabeza con incredulidad, no estoy hablando de un truco mental o de engañarlos para que piensen en positivo. La línea física entre la ansiedad y el entusiasmo es muy delgada. Si su cuerpo tiene dificultades para distinguir entre los dos, ¿es posible que su cerebro también esté confundido? Y si este es el caso, la mayoría de las veces podrá elegir intencionalmente entre sentirse ansioso y emocionado. La parte más importante de este ejercicio es estar abierto a la más mínima posibilidad de que, de hecho, esté menos emocionado de que algo bueno pueda suceder.

Entonces, la próxima vez que esté a punto de ingresar a la oficina del entrevistador por primera vez, considere dejar atrás el lema «Mantén la calma y sigue adelante» y trata de «¡Emocionarte»!

¿Estás listo para encontrar el trabajo de tus sueños? ¡Contrate a un escritor de TopResume hoy!

Artículos similares:

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba