Cómo agregar personalidad a su carta de presentación sin exagerar

El omnipresente «Sé tú mismo» no es un consejo infalible cuando se trata de cartas de intención. Aquí le mostramos cómo agregar personalidad sin dejar de ser profesional.

Para los candidatos que buscan la próxima oportunidad, la realidad del proceso de solicitud puede ser preocupante. Según Glassdoor, una vacante corporativa atrae un promedio de 250 currículums. De estos, normalmente se entrevista de cuatro a seis candidatos y solo uno consigue el puesto.

¿Qué significa esto para ti? Primero, le pide que envíe su currículum vitae a varias empresas en rápida sucesión. Sin embargo, el formato de currículum estándar tiene sus limitaciones cuando se trata de ayudar a un candidato a destacarse. La carta de presentación es su oportunidad de incorporar personalidad en su solicitud, pero es esencial que lo haga de manera equilibrada y profesional.

Por un lado, si no escribe una carta de presentación que conecte con el lector y lo presente como una persona única, es posible que no se moleste en escribir una carta de presentación. Por otro lado, es probable que una carta de intención demasiado informal o poco profesional provoque dudas en el gerente de contratación. ¿Cómo puede evitar errores comunes en las cartas de presentación, mejorar sus posibilidades de conectarse con el tomador de decisiones y ayudarlo a recoger su solicitud? Vamos a ver.

Comience con una autoevaluación honesta

¿Ya hay suficiente personalidad en la carta de presentación? Tal vez o tal vez no. Una «prueba de marcador negro» le ayudará a obtener la respuesta.

Así es como funciona: imprima la carta de intención, luego tome un marcador negro y oscurezca el nombre en todo el documento. Al leerlo ahora, ¿podrías confundirlo con el de otra persona? ¿Podría otro profesional reemplazar su nombre por el suyo y usar el resto de la carta de intención sin más cambios?

Si la carta de presentación no pasó la «prueba de marca negra», sabrá que no está solo. La mayoría de las cartas de intención se ven y se leen casi de manera idéntica, ya que muchos candidatos quieren jugar de forma segura utilizando el lenguaje de la caldera. ¡Usa esto para tu ventaja! Asegúrese de que la carta de presentación lo represente a usted y solo a usted.

Comprender la cultura de la empresa

El propósito de crear una carta de presentación personalizada es demostrar un gran ajuste entre usted y la empresa que le interesa. Desea que el gerente de contratación sienta que se llevará bien con otras personas que ya están trabajando allí. Por lo tanto, debe investigar para encontrar la cadena correcta en la carta de presentación.

El sitio web de la empresa es un gran lugar para conocer su cultura. ¿La empresa rompe el molde presentando a los directores anécdotas personales y dibujos animados? Si es así, tiene una licencia un poco más creativa cuando se trata de presentar su lado extraño. Si encuentra un ambiente corporativo tradicional con fotografías en blanco y negro e historias profesionales formales, la incorporación de su personalidad debe sopesarse y equilibrarse cuidadosamente.

Las publicaciones del blog de la empresa, ya sea en el sitio principal o en LinkedIn, pueden agregar color adicional y ayudarlo a tomar la decisión. En el final, Reseñas de Glassdoor puede ser útil siempre que se acerque a ellos con un escepticismo saludable y busque patrones en una variedad de experiencias individuales.

Mientras investiga y reflexiona sobre el paquete de solicitud, preste atención a cualquier inconsistencia o resistencia que sienta. Por ejemplo, si le resulta difícil dominar su tono para adaptarse a una organización jerárquica y formal, es posible que esta empresa no sea la mejor opción para usted a largo plazo.

Relacionado: Cómo encontrar un trabajo que te guste evaluando la cultura de la empresa

No se limite a copiar su currículum, ¡cuente una historia!

Una vez que comprenda la voz y el estilo con el que está tratando de resonar, es hora de comenzar a escribir la carta de presentación. Si bien el seguimiento de su currículum es una manera fácil de estructurar su carta de presentación de intención, el resultado puede ser impersonal y aburrido. En lugar de repetir las experiencias profesionales enumeradas en su currículum, use su carta de presentación para reflexionar sobre ellas, conectándose con quién es usted.

Aquí hay algunas preguntas de lluvia de ideas para desencadenar un nuevo pensamiento:

  • ¿Qué característica definitoria de tu personalidad te hace encajar perfectamente para este puesto?

  • ¿Qué cita podría ilustrar su interés en esta empresa, su trayectoria empresarial o su personalidad?

  • ¿Qué tal esta posición le atrae para postularse?

  • ¿Qué experiencia no está en su currículum, pero sería un punto de conexión adecuado en la carta de presentación?

Aquí hay unos ejemplos:

«Soy el tipo de persona que insistirá en probar un nuevo software de teleconferencia desde varios navegadores de Internet diferentes para asegurar que el flujo de la conversación con el cliente no se vea interrumpido por problemas técnicos. Mi enfoque en la identificación de riesgos, luego su enfoque proactivo y sistemático, me convierte en el gerente de proyectos que está buscando. «

O:

“Cuando tenía ocho años, les pedí a mis padres un capital inicial para financiar mi primer negocio: criar conejos. Con la ayuda de mi padre, construí jaulas e instalé calentadores para mantener calientes a los conejos en el invierno. Me ofrecí como voluntario para barrer los pasillos de una tienda de comestibles local a cambio de llevarme a casa las verduras desechadas. Meses de mi arduo trabajo dieron sus frutos en Pascua. Mis vallas publicitarias dibujadas a mano atrajeron a docenas de familias locales que hicieron fila para comprar conejitos para sus hijos. Esa primavera, gané $ 50 y descubrí mi pasión por el espíritu empresarial. Aportaré el mismo entusiasmo, creatividad y tenacidad que un gerente de ventas a su empresa. «

O:

“Recuerdo mirar por la ventana del tren de la Línea Roja cuando salía a la superficie para cruzar el río Charles en mi camino a la Universidad de Suffolk. Todos los días, no importa cuán tarde o temprano, encontraría la Torre Hancock sobre el horizonte de Boston y pensaría: «Un día, trabajaré para Ernst & Young en ese mismo edificio». Mientras me preparo para graduarme esta primavera, mi sueño puede hacerse realidad con este puesto de pasantía. «

Personalícese para el éxito (con precaución)

Desde una autoevaluación honesta hasta la lluvia de ideas, la comprensión de la cultura de la empresa y la elaboración de una historia, estás a punto de escribir una carta de presentación que te ayudará a destacar en un montón de aplicaciones idénticas.

Mientras escribe su idea personal de por qué es un excelente candidato para el puesto, asegúrese de utilizar la cantidad adecuada de personalidad. Manténgase alejado de las historias que son profundamente personales hasta el punto de la vergüenza. Las anécdotas que son divertidas para hacer una broma o que no son relevantes para este trabajo no te ayudarán a discutir. ¡La personalidad nunca debe ir en detrimento de la profesionalidad!

Como siempre, no olvide revisar la ortografía y corregir todas las cartas de intención. Leer en voz alta puede ayudarlo a notar las secciones que no fluyen con fluidez. Revise su tono: debe ser conversacional, pero respetuoso. Utilice la carta de presentación como una oportunidad para presentar la investigación que ha realizado, mencionando los nombres de sus clientes que lo emocionan, los logros recientes de la compañía y los puntos de orgullo, o cualquier otra cosa que fortalezca su conexión personal con el puesto que desea. Combine estos consejos con la dosis correcta de personalidad y se asegurará de mostrarle a un gerente de empleo que pertenece.

Haga clic en el enlace a continuación para obtener más consejos sobre su carta de presentación.

Su currículum debe ir bien con su carta de presentación. ¿Cómo está el tuyo? Envíelo para una revisión gratuita del currículum y le diremos.

Lectura recomendada:

Artículos similares:

Rate this post

Deja un comentario