10 consejos para elegir sabiamente tus batallas (lugar de trabajo).

Aunque todos estamos cortados por la misma tela, esa tela viene en muchas formas, colores, tamaños y perspectivas diferentes. Es el lienzo que nos une, pero que nos hace únicos a cada uno. En un mundo ideal, todos celebraríamos esa singularidad con la apreciación de que si todos fuéramos iguales, el mundo sería un lugar bastante aburrido. Aunque veo a muchos que aprecian esto, en muchos casos, esta apreciación cesa cuando alguien no está de acuerdo con ellos, se vuelve contra ellos o no está de su lado, por así decirlo.

Sí, las personas pueden ser provocativas, pero no puedes deshacerte de ellas en el trabajo o fuera del trabajo. Dado que muchos trabajos implican trabajar con otras personas, es posible que no le falten preocupaciones, frustraciones, acertijos u otros problemas en el lugar de trabajo. Seré el primero en admitir que por mucho que me gustaría creer que puedo mantenerme tranquilo y relajado incluso en los escenarios más difíciles con mis compañeros de trabajo, hubo momentos en los que tuve que calmarme, morderme la lengua, y recurra a otros en busca de apoyo. Con el tiempo, adquirimos muchas herramientas para lidiar de manera efectiva con escenarios de trabajo difíciles y para mantener la etiqueta adecuada en el lugar de trabajo, pero sin embargo, las cosas suceden y, a veces, nos ponen en una situación difícil en la que es natural reaccionar de tal manera. una gran situación – forma perfecta.

En última instancia, lo que importa es cómo decidimos manejar la situación en su conjunto, lo que también significa ser selectivos sobre lo que vale la pena luchar o hablar. A continuación, he compartido algunas de las perspectivas y consejos sobre la etiqueta en el trabajo que he encontrado que funcionan para las personas cuando se trata de elegir sabiamente las batallas en el trabajo y cómo resolverlas si tienes que pelear.

1. Usa el discernimiento

Habrá momentos en los que necesite tomar medidas adicionales para lidiar con problemas desafiantes en el trabajo o con personas en el trabajo. Tómese el tiempo para pensar en los desafíos que realmente necesita para darles más energía de la que puede ignorar y superar rápidamente. Por ejemplo, si algo está afectando negativamente su rendimiento laboral, es aconsejable elaborar un plan de acción para abordar el problema. Si la ética o la discriminación están en duda, este sería otro ejemplo en el que sugeriría llevar el problema a un superior, una persona de su confianza, oa través de los canales previstos en las políticas y procedimientos de su empresa para el manejo de dichos elementos.

2. Identifique a la persona «segura» a la que puede acudir

Ya sea un amigo, un colega de confianza, un mentor o un entrenador personal, identifique a alguien en quien confíe plenamente, que le permitirá espacio aéreo cuando lo necesite. Con suerte, esta persona será alguien que también pueda ayudarlo a determinar qué problemas en el lugar de trabajo vale la pena abordar y a qué debe renunciar.

3. Pide orientación

Si enfrenta un conflicto o una posible «batalla» en el trabajo, considere hablar con un gerente o alguien de Recursos Humanos que pueda asesorarlo sobre la mejor manera de manejar la situación con el etiquetado adecuado para el trabajo. La lista de personas mencionada en el punto 2 anterior también podría desempeñar este papel, aunque la persona de la que está buscando orientación no siempre será la persona de la que se ha «liberado». En otras palabras, puede ser reacio a buscar la guía de un mentor, pero puede que solo esté buscando un gerente para que lo guíe y no para escapar.

4. De acuerdo en desacuerdo

Me sorprende cómo todos podemos sentarnos y ver la misma entrevista, programa o película, pero todos pueden verse afectados de diferentes maneras, con diferentes puntos de vista para discutir. Todos experimentamos las cosas de manera diferente y tenemos diferentes perspectivas. Como mencioné anteriormente, el mundo sería un lugar aburrido si todos pensáramos lo mismo y reaccionáramos de manera similar en diferentes escenarios. Cuando no estamos de acuerdo con otra persona, rara vez se trata de algo bueno o malo, sino más bien de una diferencia de opinión. Con problemas en el trabajo, acepta no estar de acuerdo y sigue adelante.

5. Toma la autopista

Cuando tenga un problema con un colega o gerente, siempre tome el camino principal para manejar la situación con tanta gracia y tacto como sea posible. En otras palabras, no hables mal de otra persona y no compartas información que no es asunto de nadie. Apreciarás que los demás hagan lo mismo por ti y te hagan quedar mal cuando intentas hacer quedar mal a los demás.

6. Quédate quieto

Cuando no estás de acuerdo con alguien, elegir renunciar no significa que elijas ser un desastre. Está bien ser claro acerca de lo que cree, compartir su perspectiva sobre un tema y ser honesto al respecto. Al mismo tiempo, no significa que estés peleando porque tengas «razón» y la otra persona esté «equivocada». Considere la idea de que ambos pueden tener razón y siga adelante (consulte «estar de acuerdo en no estar de acuerdo»).

Para reiterar aquí, si realmente cree que la discriminación, el acoso o la ética están en juego, entonces debe tomar medidas. Ya sea que esté hablando directamente con la persona con la que tiene un problema, hablando con Recursos Humanos o hablando con su gerente, tome medidas para asegurarse de sentirse cómodo en su entorno de trabajo, siguiendo la etiqueta adecuada en el trabajo, por supuesto.

7. Establece un plan de acción

Cuando determine que necesita tomar medidas para resolver problemas en el trabajo, evite reaccionar o responder demasiado rápido. Tómese su tiempo para decidir cuál es el mejor enfoque. Además, si se trata de un problema con carga emocional que acaba de ocurrir, querrá darse un tiempo para volver al equilibrio emocional, al menos de 24 a 48 horas (o más si el tiempo lo permite y lo necesita), antes de tomar medidas. ¿Quién es la mejor persona para hablar sobre las preocupaciones? ¿Cómo te acercarás a él o ella? ¿Qué resultado o resultado personal te gustaría ver? Piense en preguntas como estas antes de continuar, si es posible.

8. No dejes que las preocupaciones empeoren

Lo he visto suceder: una persona tiene problemas continuos con otra persona, pero no hace nada hasta el punto de afectar negativamente su trabajo. Entonces, un día, la persona con el problema explota como un volcán en erupción, y la otra persona no tiene idea de por qué. Como se informó en un 2014 artículo del WSJLa Dra. Shelly Reciniello, psicóloga y entrenadora ejecutiva, dijo que las personas «patean al perro, se niegan, se deprimen o se ponen ansiosas, renuncian a su trabajo, se culpan a sí mismas, hacen todo tipo de cosas, excepto que se ocupan de lo que necesitan». estar solucionado «. Es común que las personas quieran evitar la confrontación, pero no siempre es el mejor enfoque.

Cuando tiene una inquietud o un problema con alguien, a menudo es mejor pellizcarlo más temprano que tarde hablando con él o ella al respecto. O, si prefiere no confrontar a la persona, discuta el asunto con alguien para que tenga espacio para ventilación y las cosas no se calienten o deterioren para usted”).

9. Piensa en tu negocio

Esto va de la mano con «tomar el camino grande». Una forma de evitar problemas en el trabajo es pensar en su propio negocio y darse cuenta de que su negocio no es asunto de nadie. No hay razón para preocuparse por lo que otra persona está haciendo a menos que afecte negativamente su trabajo o entorno laboral. Es una buena idea tener cuidado y la etiqueta adecuada en el trabajo al compartir detalles personales sobre usted con los demás, a menos que esté sentado en la cabina junto a su mejor amigo (e incluso entonces, es posible que desee esperar hasta que esté fuera de trabajo a proporcionar detalles jugosos o aireados).

10. Intenta centrarte en el trabajo y la productividad

Según un comunicado de prensa de PR Newswire, una encuesta de 2014 encargada por el frente de trabajo (anteriormente AtTask), encontró que casi cuatro de cada 10 trabajadores encuestados, o el 39 por ciento, dijo que la pérdida de productividad era una de las consecuencias más comunes del conflicto. Esto no es sorprendente, dado que el conflicto requiere energía para enfrentarlo y resolverlo, lo que puede afectar negativamente su productividad laboral. Cuando estás en medio de una «batalla» o un conflicto, puede ser fácil quedar atrapado y perder el enfoque, especialmente cuando decides cómo lidiar con la situación. Es natural que esto suceda hasta cierto punto, y aunque es mejor lidiar con la situación cuanto antes, no quieres que te consuman. Haz tu mejor esfuerzo para mantener tu energía enfocada en el panorama general, como tus responsabilidades en el trabajo y otras cosas que te importan para que no te frustres en el camino.

Desde los compañeros que roban a tus clientes hasta los que quieren quedar mejor haciendo quedar mal a los demás, los conflictos laborales surgen por varios motivos. Puede ser mejor hablar sobre los problemas de una forma u otra o dejar que los problemas pasen y seguir adelante, puede ser mejor porque no vale la pena dedicar tiempo y energía a «luchar» contra todo. Utilice el buen juicio, la etiqueta adecuada en el lugar de trabajo y busque orientación si es necesario. Cada escenario e individuo es diferente. Lo importante es reconocer cualquier problema que pueda tener y decidir la mejor manera de resolverlo.

¿Estás listo para escribir el próximo capítulo de tu carrera? ¡Contrata a un escritor de TopResume hoy!

Artículos similares:

Rate this post

Deja un comentario